Buscar
  • Lobsang Salguero-Barrera

Ser o no ser creativo, ahí está el detalle


Cuando estábamos en el colegio, siempre había un profesor de dibujo o de artes que le echaba flores a un compañero por sus habilidades para dibujar y siempre remataba " es que Fulanito es muy creativo" y uno quedaba ahÍ, viendo los propios mamarrachos, llenos de pedacitos de borrador eso si, hechos con mucho esfuerzo, pero no tan "creativos" como los de nuestro compañero; en ese justo momento comenzó el problema con la creatividad. ser creativo no es dibujar bonito, no es ser capaz de armar con un destornillador, un bombillo y dos curitas, una lavadora o el experimento de clase de ciencias para nuestros hijos,
ser creativo es poner la imaginación al servicio de un objetivo especifico.
Pensemos en un niño que mira las nubes recostado en un verde prado... ¿cierto que lo vieron? incluso con un poco de esfuerzo pudieron sentir el calor del sol en la cara o la frescura del pasto, y como pica, eso es imaginación, es la capacidad de ver, oler, saborear, sentir cosas que no existen! y ahora pensemos que ese niño quiere escribir una carta a su enamorada del colegio, ve las nubes, piensa en ella y escribe:
-"Veo el cielo y ahí estamos, flotando como pequeños sueños tomados de la mano".
Eso es creatividad porque puso su imaginación en función de hacer algo concreto, para este caso, una pequeña poesía.
En la cotidianidad debemos poner nuestra capacidad para soñar en función de algo especifico, es poner de nuestra parte racional en lo que queremos obtener con intención y luego, (viene la mejor parte) dejamos que nuestro niño interior vuele, le podemos ayudar con música, inspirémoslo con una película, una revista, el cielo, lo que sea que más nos guste; seguramente si tenemos claro para donde vamos, dejar a nuestra imaginación manejar el "carro" será muy provechoso para nuestros proyectos.
Recuerden, siempre se debe amarrar la imaginación a un objetivo para que la creatividad se vuelva rentable.
1 vista