Buscar
  • Lobsang Salguero-Barrera

Promocionando y enamorando

Es común escuchar que los pequeños y medianos empresarios que buscan formas de dar a conocer sus productos o servicios, por otro lado no tienen claro como hacerlo sin saturar al cliente o dañar el mercado. La relación con el cliente es como una relación amorosa.



  1. Vemos de lejos a esa persona que nos gusta y nos lanzamos en su conquista. Esto seria definir nuestro rol como emprendedores.

  2. Encontramos algo en lo que resaltamos como bailar, cantar, hablar, cocinar, escuchar y lo asumimos como nuestra arma principal. Esto es definición de nuestra oferta de valor que nos diferencia del mercado, si no tenemos un diferencial (real o imaginaria) con nuestros competidores no hay ninguna razón para que nos prefieran.

  3. Nos acercamos a esa persona averiguando todo lo imposible por medio de terceros o por observación, sus amigos comunes, o simplemente asumimos que le gusta algo por observarla de lejos. Esto es investigación, puede ser numérica (edad, sexo, ingresos, etc.) o cualitativa (gustos, intereses, creencias)

  4. Le mostramos a esa persona ese aspecto nuestro que sabemos que le gusta y que nos puede hacer atractivos para ella y además buscamos que personas aún quien ella confía hablen bien de nosotros. Esto es publicidad, se debe escoger el mensaje, el texto, el gráfico de acuerdo a los gustos del cliente no de nuestro gusto.

  5. Al fin tenemos la oportunidad de salir a comer, a charlar, a cine, a bailar y nos perfumamos, nos ponemos la ropa adecuada, nos esmeramos en lucir bien. Eso es el lanzamiento de su promoción, tiene una sola oportunidad para enamorar a su cliente y destacarse entre los muchos pretendientes que hay en el mercado. Y recuerde que el amor se cultiva en el tiempo con pequeños detalles, un adecuado y permanente sistema de escucha activa. Óigalo, mírelo, mídalo, escriba y planee.


Muchas veces las empresas en crecimiento les da miedo hacer inversiones en mercadeo porque lo ven como un gasto y no como una inversión, entonces le piden el favor al sobrino de la amiga de la señora de la esquina para que les diseñe un volante donde ponen las fotos de todos los productos lo suficientemente pequeños para que nadie vea exactamente que es lo que venden y con eso creen que hicieron mercadeo. No, por supuesto que no!


El mercadeo son estrategias, investigación y análisis del consumidor, revisión de la competencia, un juicioso ejercicio de porque me deben comprar a mi y no al vecino que vende lo mismo entre otras cosas, la publicidad es la parte mas visible del mercadeo, sin embargo no lo es todo y cuando no esta claro el desayuno se embolata el almuerzo, cuando no es claro a quien o que es lo que vendemos por muy buen trabajo que se haga en publicidad es una pésima inversión.


Recuerde que primero pensamos y luego actuamos.

0 vistas