Buscar
  • Lobsang Salguero-Barrera

No invente el inventario

Cada artículo que está en su bodega, en su vitrina, en cualquier punto de exhibición es plata quieta, cada producto que no rota es plata quieta, cada vez que un cliente se va porque usted no tiene el producto que le pide es plata muerta. Y eso es culpa de un mal inventario.

Seamos sinceros, usted no puede asesorarse en la compra de productos con el vendedor que le llevo el gigantesco catalogo de la empresa, finalmente es un vendedor no un asesor o algo parecido, es como si a usted le preguntarán ¿quien tiene los hijos más bonitos e inteligente de la cuadra? si tiene hijos seguramente dirá que los suyos ¿o no?




Así funciona la estrategia para comprar producto, no le pregunte al vendedor, escuche a sus clientes, tenga a la mano una libreta o una Tablet o un computador, o su memoria o lo que quiera, pero cada vez que alguien le pida un producto apunte y si es posible tome los datos del cliente que se lo pidió y avísele cuando ya lo tenga, un mensaje de texto o email es casi gratis y seguro se lo agradecerá.


Construya su inventario basado en lo que le dicen los consumidores, pregúntele a la vecina, a sus hijos, a su esposo o esposa, vaya a las tiendas cercanas y “eche un ojito” y haga el pedido con esa información.


Recuerde que el trabajo del vendedor es vender y su preocupación es la comisión no su rentabilidad.

0 vistas